Tuesday, October 17, 2006

Las Sorpresas de Dios.


Por Padre Roberto Mena, S.T.

En la vida hay momentos que nos hacen reflexionar y estos son habituales. Ya desde nuestro nacimiento sentimos que nos acosan circunstancias gozosas y otras dolorosas. Con el correr del tiempo se agolpan muchas preguntas en un niño, en un preadolescente, en un joven, en una persona de mediana edad y en un anciano. Son preguntas distintas según la edad. Las respuestas a veces son fáciles pero hay otras que son más difíciles. Y las más difíciles son las preguntas que hacemos a Dios y todas van en relación con los sufrimientos, las catástrofes y los incomprensibles sinsabores.

Dios nunca responde, está en silencio. La fe nos dice que Dios no responde como nosotros esperamos puesto que él es la verdadera respuesta. De ahí que nos sorprende su forma de comportarse con nosotros.

Las sorpresas de Dios son tantas como la infinitud de preguntas que podemos hacerle. No usa la misma lógica que nosotros puesto que él es nuestro creador y nosotros somos sus criaturas. Las respuestas de Dios no entran en nuestras categorías excesivamente racionalistas; sus palabras no son como las nuestras; sus motivaciones no coinciden con las nuestras... El hombre desde el principio, como nos muestra el libro del Génesis, no supo comprender a Dios y de ahí que se le rebele.

El pecado es la antilógica a lo que Dios quiere. Por eso él usa la táctica de la sorpresa para que caigamos en la cuenta que nosotros no somos ‘hacedores’ de nada y menos de nosotros mismos.

La lógica de Dios es el amor y nos lo muestra desde la Cruz. Nadie lo entendía e incluso sus discípulos desaparecen ante la actitud de un Dios que ni responde ni se vuelve en contra de los que le ajustician. Esta es la ‘sorpresa de las sorpresas’ y desde ella se entienden todas las demás que a lo largo de los siglos se van sucediendo: catástrofes, enfermedades, luchas y tantos males.

¿Sigue teniendo sentido creer en un Dios que no responde a nuestras expectativas?. Algunos piensan que este Dios no interesa, otros tantos se ofenden de tener a un Dios que no soluciona los problemas, muchos escapan de toda relación personal con él y los más no quieren ni siquiera preguntarse si él existe.

Los que creen en él sólo saben que este Dios es Amor y ‘todo coopera al bien de aquellos que le aman’. Al final de toda pregunta la respuesta de Dios es la misma: ‘ponerse en nuestro lugar’. Por eso lo sorprendente es que ‘desde la Cruz’ ha instaurado una relación nueva con nosotros. Todo tiene sentido desde este amor ofrecido y entregado.

Ha asumido sobre sí todos nuestros afanes, dolores y sufrimientos. Y esto nos sorprende, nos pone ante un misterio que sólo el auténtico amor lo puede desvelar. En la encrucijada más insospechada de la vida Dios nos sorprende y es a nosotros a quienes pide una respuesta, son preguntas que él nos formula para que le demos una respuesta noble y sincera

2 comments:

Paul Dion, STL said...

Padre:
Que sorpresa que tenemos un compañero de America Latina aqui en ParishWorld.net. Me gusta el titulo del blog, Fe y Razon. Que rico! Un dicipulo de Benedicto XVI! Gracias por las "Sorpresas de Dios" y gracias a Wally por la decision de enriquecer la nuestra revista con una espiritualidad Latina. Bievenido.

Paul Castaneda said...

Father, I want to say AMEN! AMEN! y AMEN! I am happy that you are on tv, radio, and now the internet... There are a lot of people who dont go to church, now with you on the Radio, TV, and the Internet, they will hear the word of the lord... Gracias Padre.

-Paul from Our Lady of Victory.